MOOCs tras bambalinas

Desde el surgimiento de los cursos en línea masivos y abiertos (MOOCs, por sus siglas en inglés) en 2008, han sido objeto de gran interés. Sin embargo, los estudios empíricos al respecto son limitados y principalmente enfocados en los estudiantes, con un enfoque considerablemente menor en la perspectiva institucional (ver revisión de Liyanagunawardena, Adams, & Williams, 2013).

Ayer presenté los resultados de una investigación – elaborada junto con Alejandro Armellini & Viviana Caceres– en Global Learn 2016 sobre cómo los MOOCs se conceptualizan, diseñan, desarrollan, implementan y evalúa: MOOCs tras bambalinas (título original: MOOCs behind the scenes). Participaron 10 personas de 4 universidades en Inglaterra, involucradas con MOOCs ya sea como coordinadores, maestros, diseñadores o tecnólogos. Encontramos datos interesantes sobre cada etapa del proceso que siguieron:

  • Concepción: En ocasiones la decisión institucional de ofrecer MOOCs se deriva de un deseo de “seguir la corriente” o incrementar las inscripciones de estudiantes,  sin tener una estratégica pedagógica clara subyacente.
  • Creación: Los MOOCs toman poca ventaja de recursos educativos abiertos (OERs, por sus siglas en inglés) existentes.
  • Entrega: En los MOOCs usualmente se delega el papel del maestro a la comunidad de estudiantes. Sin embargo, si los estudiantes comparten una idea incorrecta, pueden terminar confundiendo a los demás.
  • Evaluación: Las afirmaciones de que los MOOCs son una estrategia educativa efectiva tienden a carecer de indicadores consensuados de éxito y análisis crítico. Uno de los MOOCs de los participantes fue considerado un éxito incluso antes de que se desplegara. Establecer metas claras y específicas, sí como indicadores de éxito, permite que la evaluación de los MOOCs sea más creíble y robusta.

La discusión que siguió a mi presentación fue enriquecedora. Aún quedan muchas preguntas: ¿Dónde están las estrategias pedagógicas institucionales que guían las decisiones relacionadas a los MOOCs? ¿Por que los MOOCs no están aprovechando los OERs? ¿Cómo podemos evaluar la efectividad de un MOOC cuando tenemos participantes con todo tipo de razones para inscribirse?

La presentación (en inglés) está disponible en Slideshare con una licencia CC-BY-NC-SA.


Referencia

Liyanagunawardena, T., Adams, A., & Williams, S. (2013). MOOCs: A systematic study of the published literature 2008-2012. The International Review of Research in Open and Distributed Learning, 14(3), 202-227. Recuperado de http://www.irrodl.org/index.php/irrodl/article/view/1455/2531

Anuncios

Proyecto post-doctoral: Un MOOC de habilidades de estudio

(Este artículo fue originalmente publicado en el blog de la Facultad de Psicología de la UANL.)

Los cursos en línea masivos y abiertos (o MOOCs, por sus siglas en inglés) representan una iniciativa popular que promueve la apertura del conocimiento. Son esencialmente cursos gratuitos impartidos vía Internet, sin requisitos de ingreso. La idea clave es la apertura: Cualquier persona con una conexión a Internet puede participar. Un MOOC puede tener cientos o miles de participantes.

A partir del surgimiento de este tipo de cursos en 2008, su popularidad ha crecido exponencialmente, tanto que 2012 fue nombrado “el año del MOOC” por el periódico estadounidense The New York Times. Numerosas instituciones académicas en todo el mundo, como la Universidad de Stanford y la Universidad Nacional Autónoma de México, se han incorporado a este movimiento, inspiradas por un sentido de responsabilidad social y apertura del conocimiento.

Este agosto he iniciado un proyecto de post-doctorado en la Facultad de Psicología  para evaluar la pertinencia de los MOOCs como estrategia educativa. Esto es consistente con la visión 2020 de la UANL y sus planteamientos de responsabilidad social, internacionalización y competencia tecnológica. Si bien algunos beneficios de los MOOCs ya han sido documentados, como un acceso más fácil a la educación y la creación de comunidades de aprendizaje internacionales, aún hay un debate sobre las implicaciones y las ventajas de los MOOCs. Esto representa un área de investigación importante que mi proyecto pretende atender a través del diseño, creación, implementación y evaluación de un MOOC.

El MOOC a desarrollar se enfoca en las habilidades de estudio. Este tema ha sido seleccionado dado que, según el Reporte de la Encuesta Nacional de Deserción Escolar (2012), una causa importante de deserción escolar se relaciona a “problemas para entenderle a los maestros”. Mi proyecto busca apoyar en esta área a estudiantes, no sólo de la UANL sino del mundo.

Iniciaré con un análisis de las plataformas para impartir MOOCs disponibles para determinar cuál es la mejor opción para la UANL. Contactaré a instituciones educativas con experiencia en la creación e implementación de MOOCs para determinar prácticas transferibles de utilidad para la UANL. También identificaré los principales retos académicos a los que se enfrentan los alumnos de nuevo ingreso para guiar el diseño del MOOC. Bimensualmente publicaré en este blog avances del proyecto, reflexiones y aprendizajes.

Este proyecto tiene un gran potencial para apoyar en la preparación para la educación superior, contribuir al desarrollo de competencias tecnológicas, compartir conocimientos con el público general y fortalecer la presencia internacional de la UANL. Es un placer poder ser parte de esto. Seguiré informando.

MOOCs recargados: Rediseño de dos MOOCs en EMMA

Cool techie image of Neo from the movie The Matrix

Imagen cortesía de Sudhee | Flickr

En 2014 tuve la oportunidad de ser parte de un equipo de la Universidad de Leicester (Inglaterra) trabajando en cursos abiertos, en línea y masivos (MOOCs por sus siglas en inglés) en la plataforma EMMA (European Multiple MOOC Aggregator). Implementamos un piloto de dos MOOCs: Learning DesignTechnology-Enhanced Learning. Tuvimos más de 60 participantes en cada uno de estos cursos. Si bien las discusiones se llevaron a cabo esencialmente en inglés, la mayoría de los materiales educativos contaban con una versión en español.

Actualmente nos preparamos para volver a impartir estos cursos en mayo de este año. Estoy a cargo del proceso de rediseño. Este es el enfoque:

1. Escuchar la evidencia: Durante el primer piloto de los MOOCs, pedimos a los participantes que utilizaran blogs para documentar su aprendizaje. Notamos que la mayoría no utilizó esta herramienta. Hemos modificado las actividades de los cursos para hacer el uso de blogs opcional.

2. Obtener retroalimentación de los participantes: Hemos incluido encuestas opcionales para saber más sobre el trasfondo de los participantes, sus motivaciones, sus expectativas y sus percepciones sobre los cursos. Las respuestas nos ayudarán a hacer mejoras.

3. Facilitar la administración del tiempo: Muchos estudiantes batallan para encontrar el balance entre su vida personal, sus ocupaciones laborales y sus estudios en línea. Intentamos ayudarles adaptando las unidades que componen las lecciones de nuestros cursos de forma que puedan completarse en aproximadamente 30 minutos cada una.

4. Incrementar la accesibilidad: Ampliamos la variedad de formatos en que presentamos la información, procurando ofrecer una alternativa adecuada para estudiantes con distintas necesidades. Por ejemplo, ahora contamos con textos para describir imágenes relevantes.

5. Clarificar las atribuciones: Queremos dar crédito a quien crédito se merece. Utilizamos varios recursos educativos abiertos (REA, u OERs, por sus siglas en inglés) debidamente atribuidos. Las imágenes sin atribución pertenecen al dominio público.

6. Crear materiales amigables con los estudiantes: Los MOOCs pueden atraer a participantes de todos los niveles educativos y con distintas habilidades. Determinar la dificultad adecuada de un MOOC es un reto. Lo que algunos participantes consideran “muy fácil” puede ser “muy complicado” para otros. Hemos agregado nuevos ejemplos y explicaciones. Procuramos que los cursos fueran más fáciles de seguir y más amigables que antes.

7. Promover el involucramiento de los estudiantes: La mayoría de las actividades de nuestro MOOCs siguen el modelo de las e-tividades (e-tivities) descrito por la Profesora Gilly Salmon. Esta aproximación recomienda el uso de “chispazos”, que son recursos – como imágenes y videos – que generan interés en el tema de la actividad. En esta nueva versión de los MOOCs, contamos con chispazos más interesantes y relevantes que antes.

8. Mejorar la comunicación con los estudiantes: Este mayo incrementaremos nuestra participación en canales de comunicación externos a EMMA, como Twitter. Hemos seleccionado recursos útiles y preguntas para la reflexión, los cuales compartiremos durante el transcurso de los MOOCs.

Este proyecto ha sido una interesante experiencia. Esperamos continuar el aprendizaje en estas siguientes etapas del piloto en EMMA.